18/7/11

profesión

            el alivio que produce la pronunciación, como un embrujo arcano al que estamos demasiado habituados y nos cuesta verlo, pero que fuera desde siempre la principal defensa contra todos los miedos
            las cosas que podemos decir tranquilizan, una vez que las ponemos en palabras se alejan un poco de nosotros, nos quedan afuera del pecho, aunque esa distancia se mantenga relativa hasta que la pronunciación se complete en otro
            compartir la pronunciación de una palabra es compartir la fe en eso que la palabra designa, es reestablecer por medio de la convención la existencia de las cosas, es saber que además de estar afuera de nuestro pecho, lo que tanto nos atormenta puede estar en la cabeza de otra persona; la palabra compartida es un testigo que lo verifica todo
            la sintaxis, hipotética  y ambiciosa, nos indica que pensar algo impronunciable es imposible, es una incógnita, un anhelo inefable, un parto, un proceso sin forma; pero el atractivo de esta imagen romántica del lenguaje (de este desafío que nadie está en condiciones de asumir, y que implica enfrentarse con la historia total de una lengua viva) nos impide ver lo que sí es factible que suceda, pero en sentido inverso: que se pronuncie por primera vez una palabra en la que no habíamos pensado, que el milagro de la casualidad nos ponga en las manos lo que teníamos en la cabeza sin haberlo visto nunca antes en las palabras
            esa es la única magia que le conozco al mundo, es el único aspecto de la realidad que no resulta miserable
            lo más llamativo del proceso es la relación entre el que trae esa palabra y el que la recibe; no se trata de un acto de vaudeville para el que alcanza un poco de buen gusto, algunos ensayos y un actor más o menos entrenado que te tira con una sarta de métrica bien calculada por la cabeza, vestuario, luces y maquillaje; no se puede hacer solo, unilateralmente, por ninguno de los dos lados, no hay emisor capaz de encantar las serpientes de esa manera, y no hay oyente que pueda evitar el trabajo de poner todo de su parte
            pueden recitarte lenta y metódicamente los infinitos tomos de la enciclopedia británica sin que escuches una sola palabra, sin que absolutamente nada te entre en la cabeza; se puede leer esa misma enciclopedia con verdadero e indiscutible mérito, y dejar pasmado y frío al oyente más entusiasta
               en las condiciones adecuadas, una lectura de la enciclopedia británica podría destruirte
            estamos hablando de un universo en el que no existen los no lectores; la gente que no lee libros, por el motivo que fuera, es del tipo que desprecia las artes culinarias en las relaciones con sus amantes y no se sienten incómodos cuando alguien pronuncia la palabra “proactivo”
            en definitiva, parece que lo importante son esas “condiciones adecuadas”, que dependen por igual tanto del emisor como del receptor, y entonces ya no sería tan relevante lo que se diga; pero sí, sí es importante porque sin decir, si no se dice nada o se dice cualquier estupidez, no funciona; es una especie rara de sagrada trinidad entre el que dice, el que escucha y cada una de las palabras que se pronuncian, y si cualquiera de esas tres cosas no está a la altura de las circunstancias, no se presentan las condiciones adecuadas y sobreviene el fracaso            
            esta relación entre el que dice y el que escucha encuentra su espacio más destacado en la literatura, entre escritor y lector, y en el caso de los amantes; una ingenuidad innata nos puede llevar a creer que la profesión de escritor coincide con la de amante pero no es así, y las consecuencias de esta confusión, tarde o temprano, se presentarán para demostrarlo
           


6 comentarios:

g. dijo...

zarpado ladrillo en la cabeza. genial, me sirve para reflexionar cosas que vengo pensando hace rato, está bueno tener estas visiones tan claras.
abrazo.

Anónimo dijo...

Hay dos cosas infintas en el mundo, una es el universo, la otra la estupidez humana, y sobre el universo tengo mis dudas.Albert Einstein.
R. el P.
jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

xixe dijo...

Encontré este blog a través de Adriana menendez y lo encontré muy intresante. Quisiera seguir visitándolo. Saludos.

Gonzalo Viñao dijo...

gracias Xixe por tu lectura y tu comentario, y estás invitado a seguir leyendo!

Y muchas gracias Adriana!

Saludos!

blopas dijo...

Exacto! Las 'condiciones adecuadas' son la clave, y me gustó el ejemplo de la Enciclopedia Británica.

Sin embargo, también podemos analizarlo por el lado del absurdo.

Cuánto pondrá de sí el público de Arjona cuando escucha:

"...Señora de las cuatro décadas,
permítame descubrir
qué hay detras de esos hilos de plata
y esa grasa abdominal
que los aeróbicos no saben quitar..."


O mejor aun: ¿cuánto pondrá él de sí al escribir el poema? ¿Y al interpretarlo? ¿Qué pensará al pronunciar la frase 'grasa abdominal'? ¿Gustaría el poema sin música ni shows?

La cuestión es que, nos agrade o no el arte del guatemalteco, más allá de sintaxis hipotéticas y ambiciosas, en ese vaudeville de mal gusto la comunicación funciona.

Mariana Garrido dijo...

la fe en eso que la palabra designa

Me encantò, Gonzalo!
Coincido con Gaston, te deja pensando, y mucho.

Una santa trinidad, con los amores que entre cada uno de ellos se dan, con la nutriciòn que produce