15/3/11

retirada elegante y salida con gracia II

            no tengo el hábito de debatir contra seudónimos, no me despiertan ninguna confianza los argumentos que se tiran como piedras por arriba de una tapia para después salir corriendo, no me agrada la gente que se enoja gratuitamente, y mucho menos la que se mete en la casa del vecino con su enojo como único argumento, y hace sus chanchadas a escondidas
            como verán, y en contra de esa actitud mezquina, mi blog (desde hace ya más de cuatro años) está acompañado por una firma y una foto, lo que indica que me siento responsable por todo lo que aquí figura; por esto mismo, creo necesario hacer un par de aclaraciones sobre el post retirada elegante y salida con gracia y los comentarios de “Ángeles” y “Néstor Kirchner” (para aquellos curiosos interesados en conocer los argumentos de mis detractores, pueden leerlos al final del aquel post), a saber:

            cuando escriba una crítica del concierto les aviso; mientras tanto, no estaría de más aclarar que esto no fue una crítica de un concierto, por la sencilla razón de que no hubo concierto que merezca una crítica de ningún tipo (lo que si merece mis comentarios en términos críticos/estéticos no lo publico en este blog, de eso nos ocupamos en otro espacio: www.libroscopio. wordpress.com)
            de arte contemporáneo charlamos cualquier día que tengan ganas, debo confesar que no se trata de un tópico relevante entre mis intereses personales; por otra parte, y como cualquier gil que anda por ahí, tengo muy en claro qué es una estafa y una tomadura de pelo sin el más mínimo sentido estético, de eso podemos hablar por extenso cuando quieran, fui a ver una obra al colón hace poco que me viene bárbaro como ejemplo ;)
            en el universo de la democracia emitir una opinión no es faltarle el respeto a nadie; suponer que cualquier opinión sobre un “suceso artístico” (con perdón por las merecidas comillas) es una falta de respeto por el solo hecho de que sea una opinión negativa, es síntoma inequívoco de clausura mental y resentimiento, inseguridad personal y falta de profesionalismo; nada qué decir tengo, está claro, sobre la idea que un artista tiene de su propia obra, si sólo espera cosechar críticas positivas y se enoja con las adversas
            en ese mismo universo democrático, es cierto que está muy bien y resulta indiscutiblemente positiva la apertura de todas nuestras instituciones culturales a los más variados “espectáculos” (comillas nuevamente, lo siento); para el caso de que no les haya quedado claro: eso mismo dice el post del que se quejan; agrega, además, que en algunos casos es mejor cuando esos espectáculos le suceden a otro; y aquí vuelvo a disculparme, reconozco que se trata de una opinión personal y no estoy dispuesto a negociarla, la misma democracia que le abre las puertas a esos “espectáculos” (ups!) me autoriza a evitarlos con todo mi empeño
            y les recuerdo: tuve la delicadeza de no emitir juicio de valor moral o estético alguno sobre la “obra” (!), se trata de un post personal y exclusivamente dedicado a ciertos sucesos que me ocurrieron en determinada situación, no hay una sola opinión sobre la calidad y el trabajo de los “artistas” (de nuevo, lo siento tanto!), ni sobre su desempeño
            tal vez debiera hacer una mención en particular para el público que presenció el… (no quiero poner más comillas), pero creo que alcanzaría con recomendarles un cuento, se llama “el traje nuevo del emperador”, pueden aprender una valiosa lección en esas páginas, incomparablemente mejor representada que en cualquier explicación que pudiera dar yo por mi parte
            mientras tanto, no me queda más que agradecerles a mis interlocutores anónimos: han duplicado el caudal de visitas a Costa Negra de esta semana

           

11 comentarios:

Alejo Salem dijo...

Lo encontré más elegante y casi con más gracia...

amely84 dijo...

Considero que muchas veces, los artistas no esta dispuestos a escuchar que su obra no nos gusta o no nos interesa. Lo cual es extraño, porque si alguien muestra algo, sea lo que sea, tiene que estar dispuesto a escuchar todo tipo de criticas. Sino debería mostrarlo solo a aquellos que sabe sin ninguna duda que les va a gustar.
Me gusto mucho tu articulo y mas tu respuesta a las opiniones.

paula dijo...

eh! promoción de libroscopio.

Tomás Marino dijo...

Cuán innecesaria tu perorata sobre los seudónimos. Por caso, Ángeles puso su nombre de pila, que no es lo mismo que un seudónimo (que por definición es un nombre falso).

Toda la estupidez de la democracia con más el juego presuntamente gracioso de las comillas, es una retórica bastante pedorra. Efectista, creerás; pero mala. Sos poco gracioso y es realmente necesario que te lo hagan saber. Me sumo a la campaña.

Y tan infantil (y equívoca) es tu apelación al lugar común de la bandera democrática que en realidad te metés vos mismo en un círculo vicioso, donde ahora podríamos —de seguir tu infantil idea— inundarte los comentarios de acusaciones antidemocráticas porque dos simples comentarios que marcaron una diferencia con tu opinión, te parecen "antidemocráticos", lo cual ahora a quienes no nos gustó tu texto, nos parece ello "antidemocrático" también. Bien podríamos decirte que bastante susceptible resultaste para con una crítica a tu post y ahora saltás como leche hervida. ¿No es acaso infantil que te digamos esto?. Obvio: vos decís, nosotros decimos, y vos nos decís y nosotros volvemos a decir. Así funciona el diálogo (eje en el que se sustenta la libre expresión democrática a la que tal vez remotamente vos quisiste referir, erradamente). Es tan común que el que apela a la bandera democrática sea el que resulta herido por la primera oportunidad en que el discurso unilateral se transforma en diálogo. No das nada nuevo en el maravilloso mundo de los lugares comunes.

En suma, criticaste algo; y lo hiciste en forma brusca, tosca y peyorativa. Sea negándole la calidad de arte, de espectáculo o cualquiera sea la palabra que quieras entrecomillar. Y ahora hay gente que te critica a vos por la forma en que lo hiciste. Bancátela y no llores como una doncella democrática; nada más democrático que criticar al crítico; nadie te censura, ni te pide que cierres el blog; nadie te calla. Sólo son personas que dicen que sos poco gracioso y que tu aporte es insultante. No acudas a la idea de "yo puedo decir lo que quieran, no me critiquen", que es como se define la democracia en la escuela primaria. La democracia es otra cosa; dejala en paz.
*
Tu crítica es tal, primero. Y es una crítica mala. Intentás ser gracioso y no lo sos. Te critican la crítica y decís que no es democrático y encima aprovechás para insistir en tu poca gracia respecto de un tema que, según tus palabras, confesás que no es de tu interés.

Hablás de estafa, tomadura de pelo, negás la calidad de hecho artístico y otras tantas cosas más a la producción de un puñado de gente que hace cosas a pulmón y que vos expresamente decís que no entendés (lo cual explica, pero no justifica tu crítica). Sos como un abuelo que escucha la radio y grita enojado "eso no es música". Ese es el nivel de tu aporte. Es nulo, insignificante, pobre, retrógrado.

Tu idea de "no hice crítica porque no hay nada para criticar" como jugarreta retórica, insisto, tiene la madurez y el nivel intelectual del "el aire es libre, no te toco" que le decía a mi hermano cuando le pasaba los brazos por su cara. Si pusiste el culo en la silla en el teatro Colón y viste lo mismo que vimos nosotros, criticalo. Pero criticalo en serio. Diciendo qué te pareció mal. Qué creés que sobró, faltó, etcétera.

Para eso tenés que exponerte: dar argumentos, razones en favor de tu tesis. Esas razones son las que eventualmente te podremos refutar. Sos el primero en cerrar el debate estético al que presuntamente decís estar dispuesto a dar so pretexto de la cómoda estrategia de "lo mío no es una crítica porque no hay obra criticable".

Optaste por la supuesta gracia (que quedó en grado de tentativa) y el chascarrillo canchero. No supiste ni poner el título del concierto y siquiera comentaste qué no te gustó. Nada. Fuiste por el peor camino; el más cobarde.

En fin, viva la democracia y los nombres de pila.

Tomás Marino

Nombre de pila dijo...

El concierto no se tituló "Mene Sabasta".

De cualquier manera, Savasta va con uve.

Gran mujer. Gran artista.

Tomás Marino dijo...

tomás marino dijo...
Cuán innecesaria tu perorata sobre los seudónimos. Por caso, Ángeles puso su nombre de pila, que no es lo mismo que un seudónimo (que por definición es un nombre falso). 

Toda la estupidez de la democracia con más el juego presuntamente gracioso de las comillas, es una retórica bastante pedorra. Efectista, creerás; pero mala. Sos poco gracioso y es realmente necesario que te lo hagan saber. Me sumo a la campaña. 

Y tan infantil (y equívoca) es tu apelación al lugar común de la bandera democrática que en realidad te metés vos mismo en un círculo vicioso, donde ahora podríamos —de seguir tu infantil idea— inundarte los comentarios de acusaciones antidemocráticas porque dos simples comentarios que marcaron una diferencia con tu opinión, te parecen "antidemocráticos", lo cual ahora a quienes no nos gustó tu texto, nos parece ello "antidemocrático" también. Bien podríamos decirte que bastante susceptible resultaste para con una crítica a tu post y ahora saltás como leche hervida. ¿No es acaso infantil que te digamos esto?. Obvio: vos decís, nosotros decimos, y vos nos decís y nosotros volvemos a decir. Así funciona el diálogo (eje en el que se sustenta la libre expresión democrática a la que tal vez remotamente vos quisiste referir, erradamente). Es tan común que el que apela a la bandera democrática sea el que resulta herido por la primera oportunidad en que el discurso unilateral se transforma en diálogo. No das nada nuevo en el maravilloso mundo de los lugares comunes.

En suma, criticaste algo; y lo hiciste en forma brusca, tosca y peyorativa. Sea negándole la calidad de arte, de espectáculo o cualquiera sea la palabra que quieras entrecomillar. Y ahora hay gente que te critica a vos por la forma en que lo hiciste. Bancátela y no llores como una doncella democrática; nada más democrático que criticar al crítico; nadie te censura, ni te pide que cierres el blog; nadie te calla. Sólo son personas que dicen que sos poco gracioso y que tu aporte es insultante. No acudas a la idea de "yo puedo decir lo que quieran, no me critiquen", que es como se define la democracia en la escuela primaria. La democracia es otra cosa; dejala en paz.
*
Tu crítica es tal, primero. Y es una crítica mala. Intentás ser gracioso y no lo sos. Te critican la crítica y decís que no es democrático y encima aprovechás para insistir en tu poca gracia respecto de un tema que, según tus palabras, confesás que no es de tu interés.

Hablás de estafa, tomadura de pelo, negás la calidad de hecho artístico y otras tantas cosas más a la producción de un puñado de gente que hace cosas a pulmón y que vos expresamente decís que no entendés (lo cual explica, pero no justifica tu crítica). Sos como un abuelo que escucha la radio y grita enojado "eso no es música". Ese es el nivel de tu aporte. Es nulo, insignificante, pobre, retrógrado.

Tu idea de "no hice crítica porque no hay nada para criticar" como jugarreta retórica, insisto, tiene la madurez y el nivel intelectual del "el aire es libre, no te toco" que le decía a mi hermano cuando le pasaba los brazos por su cara. Si pusiste el culo en la silla en el teatro Colón y viste lo mismo que vimos nosotros, criticalo. Pero criticalo en serio. Diciendo qué te pareció mal. Qué creés que sobró, faltó, etcétera. 

Para eso tenés que exponerte: dar argumentos, razones en favor de tu tesis. Esas razones son las que eventualmente te podremos refutar. Sos el primero en cerrar el debate estético al que presuntamente decís estar dispuesto a dar so pretexto de la cómoda estrategia de "lo mío no es una crítica porque no hay obra criticable". 

Optaste por la supuesta gracia (que quedó en grado de tentativa) y el chascarrillo canchero. No supiste ni poner el título del concierto y siquiera comentaste qué no te gustó. Nada. Fuiste por el peor camino; el más cobarde.



En fin, viva la democracia y los nombres de pila.



Tomás Marino

Anónimo dijo...

Me llamo ángeles porrúa. Mucho gusto.
Felicitaciones por doblar los lectores. No es ese el fin?

Gonzalo Viñao dijo...

aburren, incluso (lo que resulta difícil de creer) más que el día del tan mentado concierto

no tengo nada más que agregar, todo queda dicho en los post, tal vez un día reúnan el coraje y la paciencia suficientes para leerlos a conciencia, algo que hasta este momento parecen haber evitado con todo el esfuerzo de su ceguera voluntaria

sobre el título del espectáculo: está tomado (copy/paste) de la página del teatro colón; si ustedes lo pusieron mal ahí, yo repetí su error acá

G.

g. dijo...

eeeh! quilombo!
qué bueno!
me alegro por la duplicacion de visitas. usté se las merece por su calidad artistica, más allá de que haya sido por haber ofendido a algún autodenominado "artista" (ups).
la analogia con el traje nuevo del emperador es maravillosa.
basta, hay cosas que de verdad no son interesantes salvo para los que las hacen y algun amigo o familiar, que los ven por cortesia. NO TODO es arte, mas alla de la absoluta libertad de ejercer el derecho a la expresion.
yo lo banco viñao.
abrazo.

Viviana Chapa dijo...

Buenas. Yo quería decir que llevo impresas las instrucciones a todos lados. Lástima no haberlas tenido aquella vez, en un concierto de música contemporánea en el San Martín, cuando fui aniquilada por un solo de corno que duró como media hora, lo que tenía de bueno era ver al intérprete caminando de punta a punta por el escenario entre atriles, por la obvia dificultad de dar vuelta las partituras. O aquella otra vez, en otro de música contemporánea, la pianista jugaba con pelotitas de ping pong entre las cuerdas del piano. Arte. Todo un tema, eh!

Lockera dijo...

Muy bueno! Me encantó la "crítica" (jeje) y también la aclaración, aunque creo que es innecesaria, porque si no leyeron con atención la primera parte no creo que lean más atentamente la segunda. En fin, el ego de los "artistas" es muy frágil. Muy bueno el blog!