1/2/11

mail

           bueno, ahí te va el cuento de mi situación actual, espero que no te aburras mucho, metéle delete en cuanto no lo soportes... ah, y otra cosa, suspendamos el requisito de coherencia narrativa por un momento, puedo contártelo todo, pero contarlo todo en orden es pedir demasiado
            me mudé hace un mes, el departamento que ocupaba lo pusieron en venta y ahora, a tres cuadras de distancia, estoy en una casita con patio y dos habitaciones, sin contrato firmado, las plantas secándose al sol, mis pertenencias sin desembalar, las paredes a medio pintar y los muebles desordenados
            muerte, despido, mudanza, dicen que (en ese orden) estas son las tres causas principales del estrés en las personas
            y bien, después de casi siete años de labor impecable, hace unos 20 días estoy sin trabajo, renuncié y me echaron al mismo tiempo, cómo explicarlo, mi jefe y yo ya no nos aguantábamos el uno al otro y la situación se volvió insostenible, así que "nos fuimos" mutuamente; ahora estoy con los trámites (convenio de despido, indemnización, seguro de desempleo, anses, obra social, banco, etc etc etc)
            la situación fue desconcertante, no puedo decir que fue "agradable", pero se produjo un tremendo alivio y después una alegría enorme, de verdad que ya no me lo aguantaba; no sé qué voy a hacer en adelante, estoy grande para boludear y tengo dos pibes, te imaginarás que por momentos la ansiedad y la desesperación me vuelven loco, pero no pierdo la fe (¿fe?) en que todo va a salir bien
            la muerte, por su parte, no se decide a hacer acto de presencia, pero me muerde los talones con los colmillos que más duelen; en algún momento te contaré más sobre esto, por hoy dejemos acá un paréntesis de silencio
            me dedico a mis cosas: por ejemplo, este mes tengo que ocuparme de los trámites para volver a la facu a terminar mi carrera (hace casi ocho años que la dejé por la mitad, por el trabajo, por la familia, por los pibes, por esto y lo otro); en fin, ahora tengo la oportunidad de retomar, y si todo sale bien, dos años de tranquilidad para estudiar y después rebuscármelas como docente
            vengo de una crisis personal que hizo pico el año pasado, en noviembre, sobredósis y ataques de pánico, me dejaron tres mujeres de las que creí estar totalmente enamorado en un lapso de 24 meses, corté todos los lazos familiares, como ya te dije arriba me mudé, me quedé sin trabajo, empecé varias terapias pero las fui dejando en cuanto quisieron meterme pastillas, así que ninguna dio resultados; lo que me sostiene en la marea de la mierda humana son mis pibes, y escribir, que es casi exclusivamente a lo que me dedico ahora
            escribir es muy raro, porque es la única continuidad en mi vida, siempre estuvo ahí, por momentos más, a veces menos, pero nunca dejé de escribir, nunca dejé los libros, y a veces parece que eso me va a volver loco, y otras veces parece que es lo único que me rescata; escribir es poner en funcionamiento un delicado mecanismo de cerrar puertas: todas las alternativas se me escapan, pero escribir siempre queda, la única y la última puerta abierta
            no se por qué te cuento esto, y por qué te lo cuento así, pero me hace bien, vos manejate, tenés la opción de no leerlo, borralo o apagar la compu, cuando quieras
            tengo tantos problemas para relacionarme con la gente que no se por dónde empezar a arreglarlos, soy demasiado concesivo y nunca me enojo, hasta que de ponto me aburro y me canso y me harto y me borro, y en el medio todo queda suspendido en el aire; es que no entiendo, al contrario de lo que veo en los demás, que en mayor o menor medida entienden algo, mucho o poco, yo no entiendo nada, no se cómo funcionan las cosas y mucho menos las personas, y generalmente no estoy dispuesto a hacer el esfuerzo necesario para comprenderlo, para ponerlo en marcha
            soy, además y como si fuera poco, un vicioso de mierda, todo lo que me gusta me resulta terriblemente adictivo, y al final es un trastorno, lo que empieza como placer se transforma en aberración; en general y si me atengo a la mirada y a la palabra de los demás, soy bastante morboso
            antecedentes familiares: tres parientes directos alcohólicos (uno con picos de delirio, otro muerto por cirrosis), por eso me mantengo lejos de las bebidas fuertes, no tomo ni vino, apenas cerveza (por razones similares, entré por primera vez a un casino el año pasado, a mis treinta y cuatro años, sólo por curiosidad étnica, y salí casi corriendo); una abuela suicida, un abuelo pintor, un abuelo fotógrafo y campeón panamericano de salto con garrocha, la abuela que falta era rara, silenciosa y mezquina; de ninguno tengo recuerdos personales; una madre crónicamente depresiva que lleva veinte años en el pozo, y un padre ausente; un hermano – el único verdadero hermano de cuatro en total – completamente loco trastornado, pero hace lo que puede, y es mi único compañero
            no tengo amigos, no sé – ¿ves? te lo dije – cómo funciona esto de la amistad; por un lado soy demasiado absorbente, y me cuesta manejar los tiempos y las distancias con las personas, tan delicados y necesarios para lograr una amistad perdurable, y por otro lado la gente me cae regularmente mal y no encuentro a nadie con quién congeniar; una rareza: tal vez mi única amiga sea mi ex mujer, esa que el macho argentino se dedica a odiar con toda su alma; nosotros, mi ex mujer y yo, por supuesto, tuvimos nuestros años en el infierno, pero quedaron atrás, crecimos, cambiamos, nos aceptamos con afecto el pasado compartido y nos hacemos cargo de un futuro ineludible, el de nuestros hijos, y la cosa funciona, ¿sabés?, funciona como si hubiera sido planeado de antemano, funciona así mejor que nunca, mejor que cuando estábamos "casados"
            soy un caso típico de "lo tiene todo para ser feliz y no le sale", aunque eso de que "lo tiene todo" lo pongo en duda, siempre nos parece que los demás lo tienen todo, porque sólo podemos ver en ellos lo que a nosotros nos falta
            de todas las drogas que probé, la más dura y difícil de dejar es la furia (esto me lo dijo alguien en la cola de un teatro, un desconocido, un tipo rarísimo y brillante; yo antes no sabía que la furia era una droga, pensaba que era como el karma, una especie de destino ineludible, una cuenta a saldar con la propia sangre); antes te decía que nunca me enojo con nadie, y es verdad, mi furia es un veneno que me dosifico contra mi propio cuerpo, inoculado a través de mi conciencia, tal vez contra el mundo, contra la vida, contra las vueltas de la fortuna, pero esas son cosas que no existen, al final la furia completa va a parar a un punto confuso que a veces está detrás del estómago, y a veces, sobre todo cuando es imposible conciliar el sueño, en la nuca y debajo de los párpados, y desde ahí lo quema todo, sin que te des cuenta
            pero si la furia es una droga, entonces sólo es cuestión de manejarla, de aprender a convivir con ella; sé que no puedo abandonarla por completo, ¿por qué?, porque uno de los sinónimos de furia es furor, y entre los significados de furor la real academia incluye éste: " Arrebato, entusiasmo del poeta cuando compone."; la furia, el furor, es la materia prima de mi escritura, es como jugar con fuego, siempre te dicen que eso no se hace, pero no puedo evitar el vértigo; vértigo y furor, cuando logro encenderlos juntos siento que puedo brillar, es una sensación muy rara, no hay otras drogas que se comparen, aunque es un poco como estar totalmente drogado, tanto que vale la pena morirse en el incendio

G.

7 comentarios:

g. dijo...

a mi la furia me da atrás de los párpados y en la frente, como un volcán. una cosa que si no la saco siento que me está haciendo un tumor cerebral.
y si, yo tampoco entiendo nada. el otro día decía que tengo grandes posibilidades de terminar haciendo algo en algún momento de mi vida que tenga que ver con la alteración del orden público.
en fin, uno hace lo que puede. fabuloso el mail, como un vomito de verdades propias. me gusto, me gusto.

Mariana dijo...

Excelente, es un placer leerte! Espero tu próximo texto salud

Cecilia Daniela Braghette dijo...

hay que salir a empapelar casas!! já

Cecilia Daniela Braghette dijo...

tengo un comentario que se extendió y cuando lo termine será enviado, salut!

Anónimo dijo...

noaprete delete, me lo devore hasta el final. ..despues de todo los seres humanos no somos tan diferentes....
gracias por leerte

Gonzalo Viñao dijo...

gracias!!!

Ali García dijo...

ay Gonza, temo que mi adicción por la lectura se profundice leyéndote, pero bueh en ese caso aplicaré el delete como vos decís, mientras tanto no quiero dejar de decirte que me encantaron tus verdades y me llevaron a pasear por las mías. me gusto, y mucho.